The Ultrazone Studios

Grabación, mezcla y mastering profesionales

Navigation
Arriba
Stacks Image 428
Las preguntas más típicas a la hora de realizar una grabación/producción musical tienen su respuesta aquí, en nuestro FAQ.
The Ultrazone Studios
Durante el proceso de grabación, la decisión sobre cómo se emplea el tiempo depende enteramente de los músicos implicados en la grabación, ya que la decisión sobre cuándo una toma es buena (por ejemplo) es de ellos. Nosotros siempre podremos aconsejar qué forma de trabajo es más rápida y qué ventajas y desventajas puede tener pero será el grupo el que decida.

En general, si el material a grabar está muy ensayado se tarda menos. A pesar de ello, hay músicos que graban en una hora ocho canciones y músicos que necesitan ocho horas para grabar una sola canción.

Debido a todos estos factores, la cantidad de tiempo invertido en una grabación puede variar mucho. Cuéntanos lo que buscas y te informaremos al respecto.
Os ayudaremos en todo momento comentando lo que se puede mejorar. Hemos trabajado con muchos músicos y sabremos aconsejarte sobre la opción más adecuada. Y si tú o algún miembro de tu banda desempeña las tareas de producción, seremos respetuosos con vuestras decisiones.
Aquí vas a tener acceso a equipamiento y software que cuesta varios miles de euros, aparte del asesoramiento técnico y musical que podemos prestarte durante todas las etapas de la producción.

Tu producto final mejorará mucho si se graba en un estudio. No se trata sólo del equipamiento o del backline existente en un estudio, sino de la experiencia de las personas que trabajan en él.
Es una pregunta realmente frecuente y verdaderamente difícil de contestar, ya que a priori es difícil saber cuántas veces habrá que repetir las tomas de cada músico. Una vez el material está grabado, la mezcla y el masterizado suelen ser más rápidos, aunque cada caso es diferente y por tanto no es fácil dar un plazo aproximado.

Una cosa es segura: cuanto más ensayados estén los temas y más definidas estén las distintas partes de cada canción, la grabación será más rápida y de mejor acabado en general, ya que se tendrá más seguridad a la hora de tocar y por tanto, el resultado mejorará mucho.
Para poder mezclar y/o masterizar cualquier proyecto necesitamos vuestras pistas originales en formato WAV, a la resolución a la que fueron grabadas y/o mezcladas.

Si aún no habéis comenzado a grabar, recomendamos utilizar la máxima resolución posible y la máxima profundidad de bits posible. La resolución mínima aceptable es de 44.1Khz y la profundidad de bits mínima es de 24 bits. También es muy importante que todas las pistas tengan la misma longitud (aunque contengan silencio). Así será mucho más sencilla la importación a Pro Tools y ganaremos tiempo.

Ponte en contacto si necesitas más información.
Si tus canciones están prácticamente estructuradas a falta de grabar la batería, puedes enviarnos una mezcla del proyecto y grabar en nuestro estudio.

De este modo, una vez grabadas y editadas (si es necesario) las pistas, puedes llevártelas de vuelta para finalizar tu trabajo.

Esta forma de proceder es muy corriente en la grabación de baterías, pero si tienes alguna otra necesidad concreta, consúltanos !
Si eres cantante y tienes las bases de tus temas, sólo tendrás que traerlas a nuestro estudio. Una vez importadas en Pro Tools podrás grabar las voces y coros utilizando todo el equipamiento y contando con nuestra ayuda durante todo el proceso. Una vez grabadas tus voces, puedes optar entre llevártelas para mezclar a cualquier otro lugar o bien realizar la mezcla y/o masterizado con nosotros.

Esta metodología de trabajo es muy habitual en cantantes de estilo Rap/Hip-Hop. Como sólo hay que grabar las voces, el tiempo de grabación y/o edición suele ser reducido.
Si, y para producir una base musical se pueden seguir dos caminos.

Utilizamos a diario una gran variedad de instrumentos virtuales en nuestras composiciones (visita la sección Trabajos). Este tipo de instrumentos son la opción más económica a la hora de producir una base musical, ya que cubren la práctica totalidad de sonidos necesarios, siendo posible componer y producir para cualquier estilo musical.

Otra opción, más cara y generalmente más realista en cuanto a los resultados, sería grabar a músicos de sesión, con lo cual suele obtenerse un sonido más cálido y humano.

La decisión entre las dos opciones (instrumentos virtuales o músicos de sesión) depende de la proyección de tu proyecto y del tipo de sonido que quieras conseguir. También es posible utilizar músicos de sesión e instrumentos virtuales en un mismo proyecto.
Puede hacerse vía instrumentos virtuales o vía músicos de sesión. Dependiendo de la importancia de los arreglos en el contexto global de cada canción convendrá optar por una opción o por la otra, siendo frecuente utilizar instrumentos virtuales, aunque el "toque humano" es más cálido y realista.

En el caso de los instrumentos virtuales, contamos con una inmensa librería de sonidos que pueden cubrir la mayoría de necesidades. Y en el caso de los músicos de sesión, también contamos con colaboradores que estarán encantados de participar en tu proyecto.
El estudio no está orientado hacia un estilo concreto. Hemos grabado y producido música de muchos estilos, y se puede decir que buena parte de los grupos que graban en el estudio pueden clasificarse como rock. A pesar de ello, tenemos un entusiasmo por la música en general que nos permite abordar cualquier proyecto.
La cantidad de tiempo necesaria para mezclar un proyecto depende principalmente del tipo de proyecto: su estilo, su instrumentación, los arreglos, etcétera. Es obvio que no puede ser igual de rápida la mezcla de una guitarra acústica y una voz que la mezcla de toda una orquesta sinfónica.

Por otra parte, normalmente avanzamos más rápido en la etapa de mezcla cuando hemos sido nosotros quien ha dirigido también la etapa de grabación, ya que de este modo ya ha habido un contacto músico-productor en la fase de grabación, que facilita el ajustar el equipamiento al sonido que se pretende conseguir, con lo cual el proceso de mezcla es siempre más fluido.
El masterizado o mastering es la última fase creativa de cualquier proyecto musical. Cuando la mezcla del proyecto ha concluido es cuando comienza la fase de masterizado, en la que se hacen los últimos retoques de sonido general de la mezcla y se eleva su volumen hasta poder competir con otras grabaciones comerciales de su estilo.

Debe quedar claro que no se puede pretender corregir errores de mezcla durante la etapa de mastering, ya que se trata de dos etapas muy distintas dentro del proceso de producción. Es por ello que debemos comenzar la fase de masterizado una vez contemos con una mezcla definitiva.
Porque es fundamental para que suene definitivamente bien. Una buena mezcla por si sola, teniendo en cuenta los parámetros de normalización y mastering utilizados hoy en día, no es suficiente.

En el mastering obtendremos una ecualización general óptima (relativa a toda la mezcla), podremos balancear la imagen estéreo de mejor manera y sobre todo elevar su volumen para que quede a niveles similares a los de otras producciones del mismo estilo.

Es por esto que hoy día el proceso de mastering es fundamental e indispensable para que nuestra producción suene a un nivel de calidad y acabado similar a las producciones que escuchamos en radio y televisión.
Porque si entramos en el estudio con una idea muy clara de lo que hay que grabar, evitaremos sorpresas y optimizaremos el tiempo dentro del estudio. De esta manera, el 90 por ciento de los problemas que puedan surgir están, por lo menos, previstos.

Y decimos en un 90% porque en cualquier momento puede aparecer una improvisación espontánea y fresca, pero hay que tener claro que el tiempo en el estudio vuela. Por todo ello, cuanto más claro esté el proyecto en cuanto a pre-producción artística, mas fácil será realizar una planificación de trabajo adecuada para llevar a cabo la grabación de vuestro material.
  • Tener claro el tempo de cada tema antes de entrar al estudio.
  • Trabajar utilizando metrónomo antes y durante la grabación.
  • Repasar las estructuras de cada tema a grabar, de manera que entremos en el estudio "con las cosas claras".
  • Tener estimado el tiempo de cada tema.
  • Definir quién se ocupará de cada arreglo.
  • Cambiar los parches con antelación, de manera que estén listos para el momento de la grabación y podamos obtener el mejor sonido posible de ellos.
  • Comprobar la afinación de cada pieza de la batería (caja, toms, etcétera).
  • Comprobar el correcto funcionamiento de los pedales (resortes, tornillos, etcétera).
  • Disponer de varias baquetas y parches de repuesto, dependiendo de la cantidad de temas a grabar.
  • Pensar en el proyecto a grabar y montar la batería en consecuencia. Montar más toms y/o platos de la cuenta nunca nos va a ayudar.
  • Calibrar el instrumento y cambiar las cuerdas antes de la grabación.
  • Comprobar el correcto funcionamiento de los cables, interruptores, potenciómetros y demás elementos mecánicos.
  • Tener siempre un juego de cuerdas de repuesto.
  • Planificar cada sesión de grabación con antelación (rítmicas, arreglos, solos, etcétera).
  • En caso de trabajar con dos guitarras, preferentemente doblarlas por el mismo guitarrista, ya que esto nos dará un mejor balance estéreo en la mezcla final.
  • Es fundamental estar descansado. La fatiga se refleja en nuestra voz, y por ende en la toma a grabar.
  • Realizar ejercicios de calentamiento y preparación antes de grabar.
  • Tomar agua antes y durante la grabación.
  • Es recomendable no realizar comidas copiosas antes de entrar a grabar.
Preguntas más frecuentes